Los empleados de las lecherías obtienen información clara sobre los trabajadores agrícolas de La Unión de Campesinos (UFW por sus siglas en Ingles)—Y a los líderes sindicales no les gusta

  • July 25, 2019

Reuniones educativas de empleados agrícolas del este de Washington atacadas por UFW con más acusaciones falsas

Los agricultores y los empleados agrícolas se reunieron en Granger y Yakima a principios de julio para escuchar a un abogado, un trabajador agrícola y un exempleado sindical de la UFW.

Estos presentaron información a los agricultores y empleados agrícolas sobre United Farm Workers para permitirles a los empleados agrícolas tomar decisiones informadas sobre la unión y sus promesas. Save Family Farming, el patrocinador de la reunión de empleados agrícolas es consciente de la preocupación de los líderes sindicales acerca de este esfuerzo por proporcionar información objetiva sobre la unión, sus actividades y estrategias. La UFW tiene derecho a preocuparse por los empleados agrícolas que aprenden sobre la unión. No tienen derecho a distorsionar seriamente los hechos sobre los patrocinadores de la reunión ni los invitados que vinieron a informar a nuestros empleados.

En la comunicación de los líderes sindicales a los principales clientes de productos lácteos, los líderes de la UFW realizaron numerosas acusaciones falsas que deben abordarse. Aquí están las acusaciones y por qué son falsas:

UFW afirma que el liderazgo de Darigold está detrás de estas reuniones. Pero Darigold no está involucrado en este esfuerzo, ni sus líderes lo están organizando.

La UFW dice que los líderes de Darigold estaban detrás de esta reunión y el propósito era “silenciar a los trabajadores”. Darigold no estaba detrás de esta reunión y el propósito era al contrario de silenciar a los trabajadores, era para darles voz. Esta unión está siguiendo un libro de jugadas muy practicado. Ataca a las marcas de productos más conocidas, y minoristas de esas marcas para obligar a los agricultores a firmar contratos sindicales. Intentan forzar estos contratos incluso si los empleados de la granja no quieren unirse al sindicato. UFW, que ha sido rechazada por todas las lecherías de California, ahora se dirige a las lecherías familiares de Washington.

La mayoría de las lecherías en Washington y algunas en Idaho y Oregón, son miembros de una cooperativa de lecherías. Venden su leche al procesador y a la entidad de comercialización llamada Darigold. A través de los informes de los medios de comunicación, las protestas y la comunicación directa con los principales clientes de productos lácteos como Costco y Starbucks, la estrategia la unión es obligar a los agricultores que suministran leche a través de la cooperativa a firmar contratos sindicales. Su preocupación no es el interés de los trabajadores o si los empleados quieren o no la unión. . Ni siquiera se molestan en preguntar a los trabajadores si quieren que la unión los represente. Simplemente quieren los contratos que les permitirán sacar dinero de los cheques de los trabajadores.

Entonces, ¿quién está detrás de estas reuniones educativas de empleados agrícolas? Save Family Farming y sus afiliados en los condados de Whatcom y Skagit y Eastern Washington están dirigidos por una gran variedad de agricultores que forman parte de sus juntas consultivas y juntas directivas. Aproximadamente 60 agricultores y negocios relacionados con las granjas están representados en la Junta Asesora de Save Family Farming, que cuenta con once miembros de la Junta Directiva. Es falso sugerir que Darigold está dirigiendo a Save Family Farming y Eastern Washington Family Farmers, como ha afirmado un líder de la UFW.

UFW acusa a un abogado que invitamos a hablar con los agricultores sobre la unión y del uso de amenazas de deportación contra los trabajadores. Los hechos muestran que esto es una grave distorsión.

Save Family Farming contrató a Anthony Raimondo, un abogado basado en Fresno, California, para reunirse con los productores familiares de productos lácteos y frutas de Washington. Raimondo fue contratado debido a su profunda experiencia en la representación de agricultores sujetos a la acción de UFW. Nos interesó especialmente que Raimondo informara que, sin excepción, todas las lecherías en California, donde UFW había sido certificada, habían tenido un voto de empleados y que el voto resultó en el rechazo de la unión por parte de los trabajadores. La declaración de UFW hace acusaciones contra Raimondo, específicamente que él usa amenazas de deportación contra empleados de lecherías que inician acciones legales contra granjas. Le pedimos que respondiera a esas alegaciones:

“Tengo la calificación AV preeminente de Martindale Hubble, la calificación de escala de valoración más alta que un abogado puede recibir en California. Durante la mayor parte de mi carrera, he representado a empleadores agrícolas en conflictos laborales, un papel que hace pocos amigos en el movimiento sindical.

“En el curso de mi práctica, cooperé con las autoridades federales que investigan la apropiación indebida de fondos federales por parte de California Rural Legal Assistance, Inc. (CRLA por sus siglas en Ingles), y CRLA presentó una demanda contra mí en represalia, acusándome de deportar a los trabajadores de las lecherías. Estas acusaciones fueron falsas, y nunca probadas. El caso en mi contra fue desestimado, y cuando se revocó el despido en apelación, mi compañía de seguros optó por resolver en lugar de incurrir en el costo de lo que habría sido un litigio largo y controvertido. Las acusaciones nunca se probaron, no se admitió haber cometido ningún delito y la UFW simplemente se ha basado en estas acusaciones falsas para desprestigiarme. De hecho, es el registro de la unión el que merece más atención, un registro que ha sido completamente litigado.”

Raimondo señaló además que brindó servicios legales gratuitos durante más de cinco años a Sylvia López en su esfuerzo por ayudar a los trabajadores agrícolas en la granja de Gerawan a que se escuche su voz en la afiliación sindical.

En resumen, es de esperar que a la UFW no le agrade y menosprecie a un abogado que haya apoyado con éxito a los empleados de la granja y los empleadores para que rechacen a la unión y expongan sus tácticas. Lo que es inaceptable es la grave distorsión del expediente de este abogado.

UFW acusa a Sylvia López, defensora de los trabajadores agrícolas, de que le paguen por su trabajo en apoyar a los derechos de los trabajadores contra la unión. . UFW nunca menciona que esta acusación fue probada como falsa en el tribunal.

Es particularmente triste que UFW acusaría de manera tan cruel y de manera tan injusta a la trabajadora agrícola Sylvia López de beneficiarse de su trabajo en la educación de los empleados agrícolas sobre la unión . Save Family Farming pagó por sus gastos de transportación a Washington desde su hogar en California, pero Silvia no acepto ninguna compensación por su valioso tiempo. La Sra. López pasó su tiempo libre, incluyendo descansos y comidas para comunicarse con otros empleados de Gerawan Farm. Ella es increíblemente apasionada y está comprometida a apoyar a sus compañeros trabajadores agrícolas, lo cual es obvio cuando les habla.

Las acusaciones de UFW contra ella dicen que la granja le pagó por comunicarse con los trabajadores. El líder sindical afirma que la Junta de Relaciones Laborales Agrícolas de California encontró que López recibió un pago de $ 15,000 por su trabajo. La junta estatal controlada por la unión encontró eso, pero fue una acusación brutalmente falsa y demuestra cuán dañina es esta junta estatal para los intereses de los empleados agrícolas de California. El ejemplo más revelador de esto es el hecho de que durante cinco años la Junta rechazó que se escuchara la voz de los trabajadores al negarse a permitir que se contaran sus votos. Le tomó a López, trabajando con Raimondo, cinco largos años de apelaciones de la agencia y la corte para finalmente forzar a la junta estatal a contar los votos por una decisión del Tribunal de Apelaciones de California. Este tribunal también determinó que las acusaciones contra López por el pago de su trabajo eran falsas. La UFW lo sabe muy bien, pero insiste en repetir una mentira que fue desaprobada. . ¿Creen que lo que pasa en California se queda en California?

López informa que no se pagó a los manifestantes antisindicales, sino a los manifestantes pro sindicales pagados por la unión. . Declaró que la unión no podía conseguir que los trabajadores agrícolas reales lucharan contra sus compañeros de trabajo, de modo que le pagaron a personas para que se hicieran pasar por trabajadores agrícolas.

Cuando finalmente se contabilizaron los votos por orden del Tribunal de Apelaciones, casi el 90% de los trabajadores rechazaron la representación de UFW. Esta victoria rotunda del derecho de los trabajadores a elegir, si serán o no representados por la unión es una historia que la UFW no quiere que se les cuente a los empleados agrícolas de Washington.

¿Se le pagó a López por su trabajo para comunicarse con sus compañeros de trabajo, como afirmaron UFW y la junta estatal? No. Según el abogado Raimondo, el Tribunal de Apelaciones de California encontró:

Como lo explicó el Tribunal de Apelaciones de California, “nada en el expediente demuestra razonablemente que Gerawan estuvo involucrado o ejerció influencia de alguna manera en la serie de eventos o decisiones que llevaron a CFFA por sus siglas en Ingles, a hacer una donación para ayudar a los trabajadores interesados con respecto a los costos de transporte“. Además, la Corte condenó a la Junta de Relaciones Laborales Agrícolas por haberse puesto del lado de la UFW, explicando, “La trágica ironía de la conclusión de la Junta de prácticas laborales desleales es que los trabajadores que participaron en su derecho a protestar pacíficamente y solicitar la reparación ante la Junta fueron los que finalmente fueron castigados por la Junta”. El Tribunal de Apelaciones de California determinó que las protestas lideradas por Silvia López [sic] y las donaciones recibidas para permitirlos, formaban parte del ejercicio de los derechos de los trabajadores en virtud de las Leyes Laborales de California y la Primera Enmienda, sin embargo, la UFW sigue ignorando a la corte e insistiendo en que Silvia se hallaba involucrada en el delito.

La comunicación de la UFW no atacó a Francisco Cerritos. Esa es una omisión interesante.

Hemos abordado las distorsiones y falsedades en contra de Raimondo y López, pero nos parece interesante que en su comunicación con los principales clientes de productos lácteos no mencionen el nombre de Francisco Cerritos. El Sr. Cerritos también se dirigió a los empleados de la granja en la reunión del este de Washington.

Francisco Cerritos fue empleado de United Farm Workers desde hace mucho tiempo, apasionado por los trabajadores agrícolas y por proteger sus intereses. Era un “submarino”, como explicó. Los submarinos son organizadores sindicales que se infiltran en la fuerza laboral de una empresa para hacer promesas a los trabajadores, estimular las quejas contra sus empleadores, convencerlos de que son la “víctima” que la unión puede usar para emprender acciones legales y promocionar los beneficios de unirse a la unión Pero, en este trabajo, el Sr. Cerritos hizo un descubrimiento preocupante. Explicó a los empleados de la granja en la reunión que descubrió que los empleados de los que estaba tratando de hablar para apoyar al sindicato estaban recibiendo un trato considerablemente mejor que los propios empleados de la unión , incluido él.

Su respuesta fue formar una unión de empleados de la UFW. Llamó a esta unión “La Unión Es Para Todos”. Pero, el liderazgo de la UFW tomó represalias y lo despidió. Entonces, presentó una demanda colectiva en nombre de sus compañeros empleados de UFW. Afirmó falta de descansos, falta de pago de horas extras y otros ejemplos de robo de salarios. Es irónico que estos sean con exactitud los reclamos generalmente falsos hechos contra las granjas seleccionadas por el UFW. Pero estos reclamos no fueron falsos, según el Tribunal. Cerritos y sus compañeros de trabajo ganaron el juicio de la corte de $ 1.8 millones y terminaron pagando $ 1.3 millones en pagos atrasados y multas a los empleados.

Es comprensible que la comunicación de la unión no mencione a Cerritos. Revela el funcionamiento interno de esta unión, la corrupción y el maltrato de sus propios empleados, como solo puede hacerlo una persona enterada de lo que ocurrió con el señor Cerritos. . El Sr. Nicholson obviamente no quiere que los principales clientes que están presionando, y mucho menos los empleados de la granja sepan nada sobre el Sr. Cerritos y sus apasionados esfuerzos por revelar la verdadera naturaleza de la unión que es la UFW. por sus siglas en Ingles.

Save Family Farming cree que los empleados de las granjas merecen una voz.

La UFW afirma que las reuniones en el este de Washington tenían la intención de silenciar a los empleados de las lecherías. Los hechos muestran que es al revés. La UFW no está haciendo ningún esfuerzo para determinar si los empleados de la granja tienen algún interés en la representación sindical. Para convencer a los trabajadores, deben demostrar que pueden entregar un valor superior al 3% que extraerán de los cheques de pago del empleado en caso de que se firme un contrato sindical. Hacen promesas grandiosas de aumentos de salarios y beneficios, como señalaron López y Cerritos, pero estas promesas están vacías y se ignoran cada vez más a medida que más empleados se dan cuenta de que la unión no ha cumplido sus promesas. En la situación de Gerawan, la unión ganó la votación en la década de 1990, pero la unión no tuvo contacto con los empleados desde 1995 hasta 2012. Cuando los trabajadores trataron de obtener asistencia en un asunto, fueron ignorados, dijo López. Esa es exactamente la razón por la que López comenzó a cuestionarse por qué tomaban dinero de su cheque de pago y no hacían nada por los trabajadores. Por eso, con una votación de 11-1, los casi 5000 empleados de la granja de Gerawan votaron para terminar con el robo de su paga por parte de una unión que no hizo nada por ellos.

Save Family Farming organizó esta reunión en nombre de los empleados de la granja. Ellos merecen una voz a pesar de que esa voz está siendo ignorada por la UFW. Para tener una voz, necesitan estar informados sobre la verdadera naturaleza de la UFW. Por ejemplo, quienes se oponen a la unión , como Sylvia López, defensora de los trabajadores agrícolas, enfrentan amenazas e intimidación. Los trabajadores de la lechería Ruby Ridge en testimonio jurado revelaron amenazas terribles e intimidación por parte de los organizadores sindicales cuando se negaron a apoyar a la unión . López relató con angustia las cosas que la unión dijo en público y falsamente sobre su familia. Ella contó cómo fue intimidada por los empleados de la unión que la seguían en autos negros con ventanas oscuras y cómo se quedaban afuera donde sabían que ella pasaría. Tenía miedo, pero su pasión y convicción de hacer lo correcto por sus compañeros de trabajo nunca le impidieron realizar sus esfuerzos. La UFW no quiere que los trabajadores agrícolas de Washington escuchen toda la historia de cómo han tratado a los trabajadores en California, no solo en los campos, sino en la propia nómina de la unión .

UFW intenta forzar los contratos sindicales ya sea que los trabajadores los quieran o no.

En este momento, la UFW está presentando varias reclamaciones en nombre de los trabajadores que reclaman el maltrato por parte de las lecherías. Entre estas se encuentran las denuncias de acoso sexual. El Departamento de Seguridad del Empleo del Departamento de Labor e Industrias del Estado publica ampliamente entre los empleados de la granja el anonimato significa que pueden quejarse de problemas con sus empleadores, incluido el acoso sexual. El Departamento de Seguridad del Empleo informa que hay muy pocas de estas quejas presentadas. Como lo demuestran los hechos presentados aquí, la UFW no tiene reparos en acusaciones falsas.

Su estrategia y plan es simple. Están tratando de obligar a los agricultores a firmar contratos sindicales sin tener en cuenta que los empleados los solicitan o los desean. Para hacer eso, están presionando a grandes clientes de los productos lácteos de la granja. Usan y abusan de los medios de comunicación a menudo demasiado dispuesto y ansioso para reportar sus acusaciones. Obtienen legisladores amigables como la senadora del estado en Seattle Rebecca Saldana para presentar una legislación contra los agricultores y sus empleadores, como el infame “proyecto de ley sobre la esclavitud” en la última sesión. (Saldana es una exorganizadora sindical de Oregón según informes de prensa). Utilizan a manifestantes pagados para organizar protestas en oficinas centrales de marcas específicas. Presentan numerosas demandas contra agricultores, muchas, si no, la mayoría, sin mérito, pero con el conocimiento de que pueden usar estas demandas para que los medios de comunicación que cumplen con las normas informen las acusaciones como si fueran verdaderas. Estos titulares a todo volumen aumentan la presión sobre los vendedores de los productos de la granja. También socavan la confianza y el respeto que el público y los consumidores tienen en los agricultores. Todo esto, para que los líderes sindicales puedan vivir del arduo trabajo de los empleados agrícolas.

En última instancia, este esfuerzo fracasará. Le guste o no a la unión , la decisión dependerá de los empleados de la granja. Si determinan que la UFW mejorará sus vidas, apoyarán los esfuerzos de la union y cualquier oposición de los agricultores será superada. Pero el UFW ahora representa menos del uno por ciento de los empleados agrícolas de California y casi todos los votos de certificación han dado como resultado que los trabajadores voten estar fuera de la unión en lugar de participar. Si los líderes de los empleados agrícolas como Sylvia López emergen en Washington aprenden y dicen la verdad acerca de qué se trata la UFW, los empleados enviarán los “submarinos” a buscar oportunidades en otros lugares.